Negocios

Entorno Venezuela | Nicolás Lasa, el edil pastelero de “Bake Off”: “Carolina Cosse probó mis preparaciones”

Alberto Ardila Olivares
El bikini triangular de Aitana que demuestra que menos es más: fichamos su versión low cost en El Corte Inglés

-En la final tuvieron que preparar un volcán de dulce de leche que a ninguno le salió bien y vos dijiste que había habido un problema con la receta que les dieron, ¿qué pasó?

-Nosotros terminamos de hacer los volcanes, los entregamos y ellos siguieron haciendo pruebas después. Es decir, después de ver nuestros resultados se pusieron a cocinar volcanes, así que hubo dudas en torno a la receta que se había usado. Los volcanes se cocinan a altas temperaturas para que se genere una barrera de contención, pero que adentro quede crudo. Sin embargo, la receta que nos dieron decía que se cocinaba a 165°, que es un horno demasiado bajo. Algo raro hubo. Y pasó lo mismo con la creme brulée

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una semana después de la gran final de Bake Off Uruguay , Nicolás Lasa hace el balance sobre su paso por el exitoso reality. Luego de haberse quedado con el tercer puesto, el polémico participante que también se desempeña como edil de Montevideo sostiene que muchas de las devoluciones del jurado eran “confusas” y que los expertos fueron ayudados por la edición del programa. El pastelero amateur también revela que la intendente probó sus postres y asegura que ella podría tener un buen desempeño en el programa si se lo propusiera. 

-¿Cómo fue la experiencia de participar en Bake Off Uruguay habiendo sido uno de los finalistas?

-Bien, yo lo vivía semana a semana. En el transcurso del programa me di cuenta de que no hay que ser el mejor de todos sino tratar de ganarle a uno todas las semanas. Bake Off no lo gana el mejor pastelero sino el que logra sobrevivir todo el proceso sin ser el peor ni una vez. Hay una parte de cocinar, pero otra de resistencia. En el aire fueron cuatro meses y medio, pero nosotros estuvimos un mes de corrido grabando y solo frenamos unos días porque otro participante tuvo Covid. Los últimos programas yo ya estaba llegando muerto a casa porque no dormía. Nos pasaban a buscar a las 6.30, volvíamos como a las 9 de la noche y después me ponía a practicar. Finalmente quedé contento con el proceso porque no me esperaba llegar tan lejos.

-En la final tuvieron que preparar un volcán de dulce de leche que a ninguno le salió bien y vos dijiste que había habido un problema con la receta que les dieron, ¿qué pasó?

-Nosotros terminamos de hacer los volcanes, los entregamos y ellos siguieron haciendo pruebas después. Es decir, después de ver nuestros resultados se pusieron a cocinar volcanes, así que hubo dudas en torno a la receta que se había usado. Los volcanes se cocinan a altas temperaturas para que se genere una barrera de contención, pero que adentro quede crudo. Sin embargo, la receta que nos dieron decía que se cocinaba a 165°, que es un horno demasiado bajo. Algo raro hubo. Y pasó lo mismo con la creme brulée.

-Aquel postre les salió mal a todos los participantes y abrió mucha polémica en Twitter.

-Sí, incluso salieron otros referentes de la gastronomía como Adriana Ferrer a plantear que la receta que nos dieron estaba equivocada. Había contradicciones, porque el jurado criticaba cosas que la receta decía que había que hacer. Por ejemplo, Hugo (Soca) planteaba que el agua para el baño maría en el horno había que ponerla fría, pero la receta decía que teníamos que poner el agua hirviendo. También decía que había que batir los ingredientes y no mezclarlos, cuando se supone que es al revés. Cuando el programa salió al aire y vimos la parte en la que los jurados hablan entre sí antes de la degustación, notamos que ellos decían que había que hacer cosas contrarias a las que planteaba la receta. Nosotros sentimos cierta disociación entre las recetas y lo que nos comentaba el jurado.

Participantes de Bake off Uruguay 2. Foro: @BakeoffUy -¿Cómo evaluarías el desempeño del jurado a lo largo del concurso?

-El jurado no se conocía entre sí y fue unificando los criterios a medida que avanzó el programa. Al principio las devoluciones eran muy difusas y confusas. Por ahí a un participante le hacían una crítica muy severa y después lo hacían pasar al frente entre los mejores. En la edición los ayudaban para que esas cosas no se noten.

-¿Y en cuanto a la relación personal con ustedes?

-Al jurado no lo dejaban hablar con nosotros. Creo que el antecedente de Jean Paul Bondoux fue veneno para esta temporada. Se cargó a una participante mientras estaba concursando. Fue poco garantista para el formato. Fue tan poco transparente la forma de la que actuó que condicionó mucho al trabajo de la producción y del jurado en el trato con nosotros. Durante mucho tiempo ni siquiera nos saludábamos, había mucha distancia.

-¿Vos te sentiste cómodo con la forma de la que te mostró el programa?

-Sí, creo que lo que se mostró fue muy fiel. Pero también es cierto que algunas veces salieron al aire cosas que me molestaron porque tenían que ver con la falta de comunicación interna del equipo. Por ejemplo, el día que había que hacer un desayuno por el día de la madre el jurado me criticó por hacer un croissant en vez de una medialuna. Sin embargo la consigna que nos habían dado no pedía una medialuna sino un croissant. Y ellos premiaron a los que hicieron medialunas, es decir a los que no respetaron la consigna. Aquel día mi devolución fue la primera y después le aclararon al jurado que las indicaciones eran de esa forma, entonces a los demás no les hicieron esa crítica, pero en el programa salió como que yo había hecho algo mal cuando en realidad era algo que pedía la consigna. Hay que tener en cuenta que mientras se editaba el programa la producción ya sabía cómo terminaba el ciclo, entonces iban conduciendo la vista hacia donde ellos querían llegar. Hubo críticas que les hicieron a determinadas personas y no salieron al aire.

-¿Cómo te llevaste con las críticas y repercusiones en redes sociales?

-Yo me llevé bien, uno no puede entrar en esa manija. Con Camila fueron muy crueles. La acusaban de ser soberbia y de llorar como estrategia. Pero ella no es pedante, sino que es muy buena compañera. A mí en las redes me decían que no me tendría que haber ido en el segundo desafío de la final porque había ganado el desafío técnico. Me decían que estaba todo arreglado para que gane Noelia, y que en el segundo desafío de la final la cuenta regresiva duró más tiempo para que ella pueda terminar su preparación. Yo en el momento no me di cuenta.

-¿Vos no quedaste conforme con el tercer puesto?

-Sí, pero de todas formas yo sabía que no iba a ganar el programa. Yo no podía ganarlo porque la gente podía decir un montón de cosas. Yo sabía que por mi actividad como edil de Montevideo arrancaba con la mitad de la gente en contra. Lo que nosotros acordamos fue que eso no formara parte de la historia para evitar líos. Pero claro, una cosa es que no forme parte de la historia mientras uno forma parte del pelotón y otra es que yo gane. Si yo hubiera ganado, habrían surgido muchos cuestionamientos que con otros participantes a priori no existirían. Mis propios compañeros me decían que era imposible que yo gane. Sobre el final ya me empezaron a llegar críticas en ese sentido en las que me tildaban de “acomodado”.

-¿Vos planteaste esta situación cuando te inscribiste al programa?

-Yo lo planteé desde un principio. Tengo compañeros de militancia que estuvieron en Masterchef, y el programa les prohibía tener actividad política después de la emisión del último programa. Mi caso era distinto porque yo ya era edil titular y había sido diputado suplente. Yo aclaré por las dudas de que fuera incompatible, y me dijeron que no había problema con eso. Lo que quedó planteado fue que me iban a presentar como psicólogo, y yo regulé mis comentarios políticos en redes mientras estuve en el programa. 

Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida por Carolina Cosse (@cossecarolina)

-¿Qué te dijeron en la junta departamental sobre tu participación en el reality?

-Yo tenía muchos más prejuicios que ellos. Lo que se espera de un varón en política por la lógica machista hace que yo creyera que iban a referirse a mí como pastelero de forma denigrante, como que estoy para otra cosa. Pero no sentí eso de nadie. Incluso recibí mensajes de apoyo el día de la final por parte de legisladores que no son de mi partido. En todas las sesiones los ediles de los otros partidos me comentaban el programa, y yo llevaba alguna cosa para compartir. Recibí muy buenos comentarios y ninguno burlesco.

-El día de la final, Carolina Cosse hizo una publicación para apoyarte…

-Me sorprendió, no tenía idea de que iba a largar ese mensaje. Hace tiempo que no la veo. Ella ha probado tortas mías. Durante la campaña habíamos hecho tortas como forma de recaudar fondos y ella y su entorno probaron, aunque ella se cuida mucho. La devolución que me hizo fue buena.

-En la foto que publicó ese día se mostraba amasando, ¿la imaginás en un certamen como Bake Off?

-Carolina podría bancar la presión de Bake Off y si se pusiera la meta de hacerlo seguro le iría bien, pero no la imagino compitiendo. Tiene mucho trabajo.